Diferencias entre hermanos pequeños

alfonso

Hoy quiero compartirte un hermoso descubrimiento, el libro ¡Alfonso eso no se hace! de Daisy Hirst publicado por Editorial El Naranjo.

El libro narra la historia que se vive todos los días en las casas donde hay dos hermanitos:

  • ¡Mamá! Mi  hermano ya rompió mi libro.
  • ¡Mamá! Mi hermana no me quiere prestar sus colores.
  • ¡Mamá! Mi hermano escondió mi muñeca.
  • ¡Mamá ! Quiero jugar con mi hermana pero no me deja.

¿Les suena? Pues bueno el cuento narra cómo dos hermanitos Natalia y Alonso, resuelven sus diferencias.

Para las mamás que tengan una Natalia y un Alonso en casa, aquí unos tips:

  1. Toma en cuenta que muchas veces la ternura que provocan los hermanitos más pequeños sobretodo en esa época entre los dos y cuatro años suele vencernos a la mamás.
  2. Pero no por ser los menores debemos de condescender y ceder siempre.
  3. Ni tampoco suponer que los hermanos mayores son malvados y no prestan o juegan por hacer sufrir a los más chiquitos.
  4. Los niños pequeños no buscan destruir juguetes o pertenencias de los mayores, simplemente no tienen las habilidades y destrezas para manejar algunos materiales.
  5. Algunos de los juguetes o pertenencias de los mayores: no son de materiales adecuados para los más pequeños, por seguridad y/o resistencia.
  6. Los niños mayores están en su derecho de seleccionar algunos de sus juguetes favoritos solo para ellos, es parte de su “territorio” y les ayudará a desarrollar seguridad y confianza al observar en lo material que hay algo sobre lo que tienen control al depender solo de ellos si se presta o no, pues son esos juguetes los que pasan a ser su primer espacio privado. Habrá otro grupo de juguetes al que podemos llamar “territorio común”.
  7. En la negociación de los juguetes del “territorio común” podemos sugerir: ¡Ey! ¿por qué no se lo prestas yo estaré aquí supervisando que no pase nada y así jugamos los tres?
  8. Cuando suceda algo debemos de mostrar a los más pequeños el error y sugerir enmendarlo de alguna forma, desde pedir disculpas.
  9. Resolver de forma asertiva estos pequeños “primeros” conflictos permitirá que ninguno de los dos pequeños se sienta desplazado y que consideren las cualidades de sus hermanos por mayores o por menores, hablando de la edad.
  10. En la familia enseñamos a ser hermanos, es el primer experimento social: respetar las cosas de los otros (entre ellas su privacidad), a ser solidarios y tolerantes.

Si se les antoja leerlo aquí les dejo una probadita, podrán escucharlo en nuestras bebetecas y días de cuentos  en Tzzin-Tzzi.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s