El rito de paso: la menarca

IMG_3078

(Imagen del cuento: Ojitos de golondrina de Elena Dreser, Editorial Tres abejas)

Has escuchado frases como:

  • Andas mal
  • Ya le vino la regla
  • Está enferma, le está bajando

Seguramente si las has escuchado, yo crecí con la primera, y cómo ya les he platicado la menstruación y mi embarazo me hicieron confrontarme con mis fibras más profundas re-descubriendo muchas cosas, entre ellas el poder que la menstruación tenía.

Me dí cuenta que más que andar mal, la sangre llega a limpiarnos y a renovar nuestras energías. Y no hablo de ninguna energía trascendental (aunque también pasa), es una energía que tiene que ver más con nuestra fisiología y nuestro espíritu, y es que estamos esos días más en contacto con nosotras mismas.

Es común que hoy en día nos digamos a nosotras mismas y a nuestras hijas que los días de menstruación es cómo cualquier otro día que podemos hacer de todo, pero la realidad es que hablando fisiológicamente SI tenemos menos energías por la pérdida de hierro y de otros nutrientes como  B, A, y C.

  • La ansiedad se puede presentar por deficiencia de Vitamina C, además de que la vitamina C también es importante para la absorción de hierro, otro nutriente que se pierde durante la menstruación.
  • En particular, una deficiencia de vitamina B12 suele generar fatiga.
  • La vitamina A contribuye a proteger el útero y su membrana.

En la antigüedad las mujeres tenían muy claro las necesidades de esa etapa, algunas mujeres de culturas nativas de América del Norte se reunían para menstruar en una carpa solo para mujeres, dónde se aprendía con mujeres sabias. Estas mujeres dejaban de hacer todo y aprovechaban esta pausa para para reencontrarse con ellas mismas y con el mundo, ¿te imaginas la magia de ese espacio de reflexión?

La experiencia más cercana de tanta complicidad la encuentro cuándo un café con mis amigas más cercanas se torna más bien en algo parecido a un círculo de mujeres, en el que todas a partir de nuestro mundo tratamos de darle forma al mundo en común, complicidad entre risas y lágrimas.

Hoy algunas de esas prácticas se están retomando a lo largo del mundo con círculos de mujeres o carpas rojas, que funcionan para reconstruir conceptos erróneos sobre la sexualidad y para ritualizar momentos en nuestras vidas que en el correr actual pasamos de largo; como la mernarca y la menopausia. Los rituales permiten naturalizar/normalizar esos eventos en la vida de las mujeres que son en realidad “pasos” y vivirlos acompañadas, ademas de reconocer en la nueva etapa sus bendiciones y de la anterior traer al presente nuestras historias.

Y justo es eso lo que necesitamos hoy en día, normalizar, naturalizar la menstruación y hablarle, a aquellas quienes apenas comenzarán su camino rojo, de ideas libres de prejuicios y que estas las lleven reconocer su ciclo cómo su mejor herramienta para vigilar su salud integral.

¿Qué ritual se te ocurre para acompañar el paso de tu hija? Lo pregunte en el grupo de Menstruación y Fertilidad hace unos meses y me encontré con algunas propuestas interesantes:

  • Una mamá me comentó que preparó una caja con toallas de tela, una copa y un vale por una tarde juntas en la que platicarían del tema.
  • Otra mamá me contó que busco platicar del tema y cómo lo habían vivido ella y la abuela para que tomara lo mejor de otras experiencias.
  • En otra publicación ya te contaba de las pulseras menstruales.
  • También está la opción de leer juntas el tesoro de lilith.

Ahora quiero escucharte,  ¿cuál sería el ritual que diseñarías para tu hija?

Algunos datos importantes para estar listas son:

  • La primer nota de que las hormonas están despertando es el crecimiento de los pechos, aproximadamente dos años después vendrá la primera menstruación.
  • Un mes antes de la primera menstruación el flujo vaginal se vuelve más abundante.
  • Los primeros ciclos son muy irregulares, aproximadamente un año después notarás una frecuencia y ritmo establecidos.
  • No todos los ciclos duran 28 días.

Espero esta nota te haya resultado de interés. Déjame tus comentarios. Puedes unirte a nuestra comunidad AQUÍ.

¿Sabias qué? Las mujeres Mosuo en China duermen en los llamados “cuartos de las flores”, donde reciben a sus a sus amantes. La asignación de esta habitación comienza a la edad de 13 años, cuando se considera que han alcanzado la madurez. Para esta ceremonia se realiza el ritual “vestir de falda” –en la que se viste a la mujer con una casaca roja, un cinturón de colores y una peluca negra con adornos de flores y perlas. https://enchinadas.wordpress.com/2014/04/11/los-mosuo-el-ultimo-vestigio-de-matriarcado-en-china/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s