6 mitos sobre la lactancia

IMG_2129

Quién ha visto un parto natural podría decir junto conmigo que las mujeres se vuelven solo instinto, quizás en palabras más terrenales, las mujeres se vuelven locas, animales, pienso que lo mismo debería de suceder con la lactancia. Yo soy de esas mamás para quienes la lactancia fue un dolor de cabeza, por falta de información certera, por exceso de técnica y de “deber ser”, y en dónde falto mucho instinto.

A todas las mamás a quienes nos toca amamantar nos preocupa mucho el saber si lo estamos haciendo correctamente o que cantidad están comiendo nuestros bebés, cuando tendríamos que buscar más bien el silencio, la conexión con lo que nos motiva a amamantar que no es más que puro amor.

Dar pecho es desnudarnos tanto física como emocionalmente, es luchar por nuestra cría, enseñar los dientes cada vez que alguien quiera tomarlo, pues la separación física incluso tan solo la separación que provoca el lugar en dónde decidamos que nuestro bebé duerma hace difícil la lactancia. Y debemos silenciarnos no solo a nosotras mismas, también al mundo, miles de mitos andan por ahí sin que nadie los detenga estresando a las nuevas mamás. Aquí algunos de ellos:

Mito: La madre que da pecho no deberá de hacer ejercicio porque éste disminuye la cantidad de leche.
En realidad sucede al revés la práctica rutinaria de deporte podría incrementarla. Quizás algunos deportes extremos podrían hacer que varía por la secreción de adrenalina.

Mito: Algunos niños son alérgicos a la leche materna.
No existe alergia a la leche materna, siempre se debe a la leche de vaca o derivados lácteos que se dan al niño o que recibe a través de alimentos.

Mito: Para producir leche hay que consumir leche.
Solo se requiere una dieta saludable en verduras, fruta, cereales y proteínas es que lo que la madre necesita. Tomar muchos lácteos se ha relacionado con cólicos y alergias.
El calcio se puede obtener en verduras verdes, semillas, frutos secos y pescados. Y recordemos que ningún otro mamífero toma leche para producir leche.

Mito: Los bebés amamantados no duermen bien durante la noche.
Los bebés crecen a un ritmo acelerado por lo que requieren grandes aportaciones de nutrimentos y la mayoría obtiene alrededor del 25% de los nutrientes durante la noche. Los bebés al continuar la gestación fuera del útero tienen un sueño superficial, natural y necesario para mantener alerta a su cuidador (protector). A medida de que crece ya no necesitará despertarse tan a menudo.

Mito: La baja producción láctea se hereda.
La producción de leche solo tiene que ver con la frecuencia y calidad de las succiones.

Mito: El tabaco no le hace daño a mi bebé mientras no fume cerca de él.
En realidad fumar disminuye la producción de leche, además sobre-estimula al bebé y al igual que en el embarazo afecta su crecimiento.

En fin, si te das cuenta cómo diría Laura Gutman: “Sí, hay que volverse un poco loca para maternar”. Yo le sumaría que también sordas para dejar de escuchar todos los comentarios que vagan por ahí.

Conoces algún otro mito más del que quisieras saber si es cierto o no. Escríbenos a contacto@thinkspaceenlinea.net
Quieres recibir nuestro boletín suscríbete aquí .

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s