Los retos de ser padre hoy.

Una reflexión para felicitar a los papás.

10923556_10205847805734792_9172173225975795986_n

La vida humana se origina en la colaboración de un hombre y una mujer, y siendo el ser humano de naturaleza corpóreo espiritual, el proceso de maduración del hijo supone mucho más acompañamiento que el de cualquiera otra cría. Los aportes del padre son para el hijo tan importantes como los de la madre, desde que se decide en forma unida la paternidad, el padre concibe, gesta,  alumbra, cría y se le educa.

Numerosos estudios respaldan la idea de que  hombres y mujeres tienen capacidades parentales similares, pero también hay evidencia sobre las diferencias que radican principalmente en la forma de ejercer dichas capacidades.

La vivencia de la sexualidad en el periodo primal, se le presenta al varón como un reto que lo colocará frente a sus emociones como ninguna otra experiencia (sobre todo por condicionamientos sociales), que lo lleva a ser acompañante y sostén, y que implica nuevas formas de comunicación y de placer desde el periodo prenatal (hablarle al bebino, acariciar el vientre de la madre, ser empático a las necesidades del bebé, contacto piel a piel, abrazar a la madre y dejarse abrazar).

El padre colabora para que la mujer tenga un embarazo con menos estrés, mostrándose comprometido como pareja y con el bebé como padre, así el padre vive la espera de un nuevo hijo como un embarazo familiar.

Además, estudios psiquiátricos nos dicen en este sentido que el niño que no tiene a su padre en el transcurso de su embarazo, sea por abandono rechazante auténtico o por alguna causa no voluntaria del padre, vive junto a su madre en una situación más o menos  inestable o insegura. La incertidumbre de la madre no puede dejar de transmitirse por vía sanguínea. La circulación común hace que el nivel de adrenalina en la madre sea idéntico al del bebino, lo que provoca q el hijo puede nacer, si la situación es persistente,  bajo los efectos del estrés prenatal; predispuesto a la inseguridad, con tensión, nerviosismo e irritación fácil. (Alveano, 1998)

Respecto al rol del padre en el  alumbramiento en nuestros tiempos, se han dado notables cambios  en las últimas décadas, pues de la figura tradicional del padre impaciente lejano al proceso, estamos pasando a roles de  acompañamiento y participación activa proporcionando a la pareja apoyo material, afectivo y espiritual. (Olarte, 2005)

Respecto a la participación en la crianza hay padres que están dejando de ver la tarea como ayuda a la pareja, y parte de sus responsabilidades, descubren, gozan – y sufren-  su paternidad desde el embarazo de sus hijos, le hablan al bebino, lo calman, se va distinguiendo desde este momento un “modo” de ser padre que el hijo diferencia y disfruta, sirviendo esto paralelamente para afianzar la relación de pareja. (Olarte, 2005)

En general el concepto de paternidad comprometida implica las siguientes características:

  • Tener conductas y sentimientos responsables respecto al hijo.
  • Sentirse emocionalmente comprometido.
  • Ser físicamente accesible.
  • Ofrecer apoyo material para sustentar las necesidades de su hijo.
  • Ejercer influencia en las decisiones relativas a la crianza.

Los niños con padres altamente comprometidos se caracterizan por una mayor capacidad cognitiva, mayor empatía, creencias sexuales menos estereotipadas y mejor capacidad de autocontrol.

Bajo el supuesto de que la sexualidad humana no son una serie de eventos aislados uno del otro, y que hace referencia a la totalidad de la persona, que tiene como fin no solo la reproducción de la especie, sino en primer lugar la producción/expresión del yo  (de un yo Vivo), no podemos obviar el análisis de la sexualidad masculina a la luz del periodo primal y de la relación primal que se entabla entre madre y bebé, y es que cada hombre desarrolla su propio estilo paterno , como resultado de la interacción de distintos factores, cómo lo son: el grado en el que desee ser padre, el ser padre de muchos hijos, hijas o ambos, las imágenes que asimila de los medios de comunicación, y del grupo social en el que se desenvuelve, su papel laboral, su nivel de escolaridad y cultural, su propio temperamento, carácter y personalidad, estilo de vida que haya establecido con su pareja y los problemas familiares que haya tenido que afrontar. Pero también de sus propios procesos de autoregulación que enfrente durante la gestación, nacimiento y primer año de vida de sus hijos.

Para los padres la etapa primal también representa ajustes que quizá no son tan materiales como para la madre, por lo que socialmente no toman tanta relevancia,  sin embargo, es momento también de escuchar las dudas y miedos de los padres, quienes no solo se enfrentan a los cambios que sufre a nivel biológico su pareja, sino también a los ajustes en el estilo de vida o  presiones económicas, y ajustes en su forma de proceder o tomar decisiones,  por ejemplo.

No debemos olvidar además, el papel del padre como mediador o apoyo en la búsqueda del equilibrio emocional al que se enfrentará su pareja y su familia al nacimiento, la empatía que una tribu entera nos hubiera ofrecido hoy en día se concentra en una sola persona: el padre, por lo que si nos damos cuenta tanto las madres como los padres estamos demasiado solos en la tarea de criar a nuestros hijos, y el periodo primal debe ser el momento en que nos debemos tomar en serio la expresión del altruismo entre la pareja.

Ser papá es muy importante ¿no te parece? Y muy pocas veces se habla de lo que un papá hace por su hijo y es que un padre educa y acompaña de una forma muy peculiar, pues está detrás de un pequeño enseñándole a ser libre,  libre para amar, libertad que incluye  la posibilidad de que se vaya de casa algún día  y de que allí lo pierda o gane todo, un padre conoce las posibilidades de esa elección, pero su amor por el pequeño que un día llego a cambiarle la vida no lo impide,  ese amor viene acompañado de compasión que le permite darle un espacio de nuevo para recuperarse y emprender el vuelo de nuevo, de ahí quizás la razón de que las manos de papá tengan que ser fuertes, pues nos sostienen cuando se necesita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s